El auge del e-commerce es uno de los hitos más importantes del último siglo que ha traído una nueva forma de comprar generando nuevos perfiles de consumidores. Pero este fenómeno está muy lejos de tocar techo, las cifras no paran de crecer: en España más de la mitad compra online regularmente, en concreto un 57% son usuarios frecuentes y en total el 12% del total de las compras que se realizan en el país ya son por internet.

Los compradores online siempre se hacen la misma pregunta, ¿cuándo llegará mi compra?, tras esta pregunta hay una labor productiva titánica entre las empresas retail, las empresas logísticas y las de transporte.

Esta labor de coordinación y de envío de sueños a los compradores tiene unos costes elevados debido a la rapidez y exigencia del proceso de entrega, a las devoluciones del cliente final además de la cantidad de entregas que se convierten en fallidas aproximadamente un 15% del total.

En cuanto al coste parece que poco a poco éste va repercutiéndose al consumidor, aunque en cantidades aún muy inferiores al coste real de la operación y desde luego completamente alejadas si además queremos que este reparto sea lo menos contaminante posible, recordemos que los vehículos eléctricos tienen un coste superior a los vehículos de combustión y por tanto una mayor amortización.

En cuanto a las entregas fallidas las propuestas son variadas: entregas pactadas, lockers, almacenes de última milla o la opción que más está creciendo en la actualidad que son los puntos de conveniencia – comercios próximos donde se depositan los envíos para que el cliente los recoja-

El 31% de los comercios electrónicos españoles incluye los puntos de conveniencia entre las opciones que ofrece a sus clientes, lo que supone un crecimiento interanual del 93,7% (16% en abril de 2018), según revela una encuesta de la empresa de transporte urgente Tipsa sobre el peso de la logística en el e-commerce.

Paralelamente, un 89% de los comercios sondeados permiten a sus clientes escoger la entrega a domicilio y un 39% contempla la recogida en las instalaciones de la empresa de transporte.

Por lo que se refiere a la logística inversa, el modelo que más ofrecen los comercios electrónicos es el de la devolución desde el domicilio (69%), seguido de la devolución en las instalaciones de la empresa de transporte (44%), en un punto de conveniencia (21%) y en el propio e-commerce (15%).

En este sentido, cabe destacar que el uso de los puntos de conveniencia para devolver un producto aumenta un 90,9% frente al mismo dato de 2018 (11% en abril de 2018).

Pese al crecimiento de los puntos de conveniencia, tan solo un 25% de los encuestados considera que este modelo sea “muy importante” para su negocio, frente al 70% que opina lo mismo de la tradicional entrega domiciliaria.

 

Artículos relacionados

El 31% del e-commerce hace uso de los puntos de conveniencia

En tiempos de e-commerce, ¿cómo lograr escapar de las leyes de la entrega?